<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15196203\x26blogName\x3dklept%C3%98\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://klept0.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://klept0.blogspot.com/\x26vt\x3d-2643148595814729296', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
kleptØ

Todo lo que no es nuestro, prometemos haberlo robado. 

domingo, enero 12, 2014

11:11 p. m. - Falling from grace.

Foto por servidora, hecha en enero de 2013. Cuando lo único que me llamaba la atención de la fuente del Ángel Caído era su pie, con una acusada separación del dedo gordo, como si se acabara de quitar las flip-flop.

Hace un año te pedí que me llevaras hasta él, ahí a dos pasos del centro de Madrid, no es lo más famoso del parque del Retiro, una curiosidad más: La fuente con la estatua al Ángel Caído. Lo cierto es, que desde que le visité todo mi entorno ha cambiado. Tal vez, escuchó mis deseos más profundos, por inconfesables y decidió que yo era lo bastante fuerte como para vivirlos en carne propia.


Si existiera en carne y hueso, mi ángel caído sería lo más parecido a Sylvain Jacques en su papel de Bruno en Ceux qui m'aiment pendront le train, 1998. Falsa fragilidad y ambigüedad. Todo deseo carnal.

Sylvain Jacques por Matthieu Deluc.

Hoy no estamos juntas, tampoco mucho más lejos que el año pasado, pero esta vez no podremos vernos, y un mensaje tuyo me llega por whatsApp:

"Espero que pases un día feliz, divertido, alegre, en compañía de tus amigos, la family y esos desconocidos a medio conocer que le ponen sal y pimienta a la vida cuando se los encuentra una (y nosotras se lo ponemos a ellos, vaya si no)."


Objetivos: Brindo por esos desconocidos a medio conocer que susurré fundida en mis deseos hace un año a la fuente del Ángel Caído, y que se me ha concedido. ¿Es Bruno a quien veo a lo lejos?
Tiempo robado si has susurrado hasta aquí: Menos de lo que tardas en cumplir tus deseos.


|

miércoles, diciembre 11, 2013

11:36 p. m. - Se puede...

Comer sin hambre.


Dormir sin sueño.


Follar sin amar.


Pero no se puede danzar sin alma...




Objetivos: Fisiológicamente posible... Wishing no more I love you's.
Tiempo siendo fisiológicamente correcta si has leído hasta aquí: 11-12-13 Danzar, danzaré hasta el final.

|

lunes, diciembre 09, 2013

9:46 p. m. - Cuando el verso tropezó con la prosa.

Banda sonora recomendada para leer el post: ebtg - Another Bridge:

"Can I still count you as a friend...
A word from out of the blue
Reminds me how much I once needed you
Oh, but that's all in the past now
So much that I can scarcely remember how
"




A veces los ejercicios literarios se esconden tras portales ambigüos, sed cautos y que no os despisten los nicks vulgares y corrientes, cuando simplemente se trata de dejarse llevar por la inspiración del momento. Nada personal. Evocador tan solo:

De la Reina Mora.

Ayer escuché en vivo a un grupo de Burkina Faso: un Djembe y un Balafón. ¡Qué fantástica combinación!... El balafón se me antoja casi como un murmullo de mar, de cantinela de caracolas, ininteligible pero familiar. Algún día quiero aprender a arrancarle ese murmullo, esa súplica de un mar más azul, más índigo. Y sumergirme en él para perderme y encontrarme después... Como si nunca me hubiera ido, como si nunca me hubiera perdido.  

Desde Valencia.

No soy uno más
en la lista de tus amores perdidos.
Tu aliento en mi nunca cansada,
tus manos que me acarician,
tu piel en la mía desgarrada,
tus secretos en mis oídos,
no los siento.
Soy quien calma tu sed,
el soplo que inhala tu pecho
y el latido de tu corazón lento.


De la Reina Mora.

Si me lo preguntases... Preferiría ser yo quien notara tu aliento en mi nuca, no quiero hablar de secretos, ni de amores que ya no lo son. Prefiero pensar que serás el palmeral donde me refugiaré del desierto. Y las arenas cautivas en relojes de cristal, serán las crueles que dirán cuánto tiempo juntos, podremos estar.   

Desde Valencia.

Muéstrame
el álbum de tu vida,
las cosas menudas
y las palabras nunca escritas,
hazme compañero
de tus recuerdos. 


De la Reina Mora.

El álbum de mi vida quedó obsoleto en páginas engomadas anilladas por siempre a carpetas con aros metálicos, que acumulan polvo en estanterías, que ni siquiera yo que soy la protagonista, quiero volver a visitar.

Es cierto que están repletos de cosas ahora menudas, pero que fueron harto importantes y vitales. Son esas cosas menudas las que me han convertido en la persona que soy hoy. Soy mi versión 2.0 y busco compañeros para mi ahora, el pasado me trajo hasta aquí y mi ahora no para de trazar mi futuro.  


Desde Valencia.

Quiero invadir
cada pliegue de tus labios,
nadar
dentro de las manchas de tus iris,
pegar
mi piel a la tuya
como un velcro de amor, sexo, lujuria
y gozar
de los vaivenes de nuestros pensamientos,
mientras tú me miras
y yo te admiro
sin contemplaciones,
sin desperdicios. 


De la Reina Mora.

El amor es para los necios.

Donde esté el deseo que devora, que provoca fiebres internas y viajes astrales en busca del cuerpo del deseo. Es ahí donde tu cuerpo pedirá volver... Porque si hay algo que deleita hasta humedecer los labios mayores es... Que nos digan que nos desean.
 
 


Desde Valencia.

Por mis más serias convicciones,
quiero poseer el derecho
de conocerte
y el deber
de quererte,
hasta que tus ojos dejen de mirarme
y mi corazón esté partido
sólo por ti. 


De la Reina Mora.

Nuestras convicciones son sólo eso, nuestras propias leyes para moderar nuestra cordura en un mundo lleno de convicciones ajenas.

En cambio la posesión, es el camino directo a la locura. A la pérdida de todo razocinio o convicción. El objeto de deseo siempre pide ser poseído.


Desde Valencia.

Quiero obtener de ti lo que desees compartir conmigo, hacerte más grande de lo que eres, que no me pidas nada porque ya lo obtienes de mi; olerte y adivinarte sin verte, saber qué quieres sin decirme nada. 

De la Reina Mora.

Verme, ya me puedes intuír y si tienes a mano en la cocina: canela, clavo de olor y gengibre... Podrás olerme, son los ingredientes del perfume que llevo siempre. 



Objetivos: Los ejercicios literarios están ahí, a la vuelta de la esquina. Se esconden tras portales y nicks algo vulgares. Evocar emociones, olores, sensaciones.
Tiempo robado en ejercicios literarios si has leído hasta aquí: Puede que un par de días...     

|

miércoles, diciembre 04, 2013

11:45 p. m. - Don't...

Foto por servidora de la mejor t-shirt con mensaje que he visto últimamente.

Objetivos: Don't look back. Never. Ever.
Tiempo robado sin mirar atrás si has leído hasta aquí: Menos de un mes.

|

martes, diciembre 03, 2013

9:12 p. m. - Nosotros hablábamos mucho...


Foto por servidora, una noche de fin de semana en buena compañía.

Iban por la segunda botella de vino, o tal vez la tercera, cuando S. dijo convencida y provocadora a las otras tres chicas que estaban sentadas alrededor de la mesa de centro improvisada como gran mesa de cena para cuatro:


En mi primera vez tuve un orgasmo.

Todas le miraron incrédulas, deteniendo por un momento sus mandíbulas molientes, sus lenguas empapadas de vino. K., replicó sin rechistar:


Eso es imposible en la primera vez.

A lo que S. dejó solemnemente su copa sobre la mesa y volvió a repetir seriamente:


Él era mayor y supo hacer un buen calentamiento y sí, en mi primera vez tuve un orgasmo.

Aquí ya no le queda ninguna duda a nadie de que S. tuvo ese orgasmo, esa expresión en la cara de S. lo dice todo. A. que ha estado muy callada, traga primero lo que le queda de nuez pecan en la boca, para decir:


Yo recuerdo que me dolió mucho...

Aquí todas asienten con la cabeza y murmuran cosas para sí mismas, y A. continúa diciendo:


Pero nosotros hablábamos mucho...

Debió ser el alcohol, o que ya iban por la cuarta botella de vino pero todas estallaron en una risa estruendosa y contagiosa. K. atinó a decir, entre risas:


Ese es el problema, que hablábais...

Las risas siguieron hasta que les dolió el higado, E. que ha estado escuchando atenta como buena anfitriona, se levanta en dirección a la cocina y vuelve con más botellas de vino. Pone la música a todo volumen, a la vez que aparta los puff improvisados como sillas. Invitándolas a bailar.

La noche siguió avanzando, las cuatro rieron, bailaron y compartieron su no-orgasmo de la primera vez, hasta el éxtasis. Rindieron sus cuerpos a sus sensaciones, a sus vivencias, a la música y simplemente se dejaron llevar.



Objetivos: La cuestión radica en un buen calentamiento.
Tiempo calentando si has leído hasta aquí: Algo.

|

© 2005-13